• No las mojes ni expongas a la humedad durante las primeras 24 horas 
  • Nunca las frotes, nunca utilices productos grasos o aceitosos para limpiarlas ni tampoco algodones gasas etc que podrían engancharlas 
  • Lávalas con un jabón libre de aceites una vez al día y deja que corra agua por los ojos para enjuagarlas 
  • Sécalas con un secador a temperatura suave o deja que se sequen al aire, cepíllalas de vez en cuando con el gupillon sin pasarlo por las raices 

Descargar archivos

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted